“Tente en el Aire” (TEA) es el nombre del proyecto emplazado en Nueva Victoria, faena de SQM ubicada en la comuna de Pozo Almonte donde se produce yodo y sales ricas en nitratos. El proyecto está orientado a incorporar nuevas áreas en la mina para aumentar su producción, incorporando al proceso productivo el uso de agua de mar.

El proyecto entregará una mayor flexibilidad para aumentar la capacidad productiva de Yodo en el futuro, extrayendo 900 litros por segundo de agua de mar. La inversión del proyecto es una de las más ambiciosas de SQM, llegando a los US$ 350 millones y que se verán reflejados a lo largo de los 20 años de su vida útil.

La etapa de construcción durará cuatro años, por lo que este proyecto genera fuerza laboral para la zona.

Cabe señalar que actualmente SQM tiene una capacidad de producción de yodo en torno a las 14 mil toneladas anuales y podría llegar a producir hasta cuatro millones de toneladas de sales de nitrato y fertilizantes para el enriquecimiento natural de los suelos cultivables.

Etapa del proyecto

Actualmente, el proyecto TEA está en proceso de evaluación ambiental, y en forma conjunta se está avanzando en las servidumbres de paso del proyecto y se está agilizando la elaboración los permisos sectoriales.

Nueva Victoria es la planta de yodo más grande del mundo, cuya operación ha convertido a SQM en líder mundial de este producto que es clave en industrias estratégicas para el desarrollo humano como: salud y tecnología.

La empresa minera bajo sus valores corporativos: Excelencia, Seguridad e Integridad, ha sido capaz de adaptarse a condiciones cambiantes de mercado a nivel mundial. La base de esa adaptación ha sido la capacidad para innovar en sus procesos productivos, comerciales, logísticos y de gestión, pues existe la apertura suficiente y las capacidades profesionales adecuadas para innovar permanentemente, en búsqueda de obtener mejores resultados y de crear más valor a sus clientes, accionistas y el entorno.

En esa línea, la empresa está comprometida con una operación responsable y sustentable, minimizando sus emisiones, su uso de agua y contribuyendo al cuidado del medioambiente. De esta forma, busca minimizar su impacto directo en la flora y fauna, trabajando en conjunto con las comunidades para apoyar el cuidado y protección de los ecosistemas.